Suben las temperaturas, protege tu ordenador

¿Quién no ha tenido nunca problemas con algún ordenador en verano, con temperaturas mediterráneas de 40ºC y que ponen más de una vez en jaque a más de un componente?

La respuesta es nadie. Todos, hayamos o no presenciado alguna avería o mal funcionamiento debido a las altas temperaturas, hemos sido víctimas. Más concretamente, nuestros equipos, que año tras año les toca trabajar a muy altas temperaturas.

Por eso hoy os traemos una serie de consejos y soluciones que podréis aplicar si queréis alargar la vida útil de vuestros equipos.

Como no puede ser de otra manera, este artículo lo dividiré en dos partes. En la primera de ella hablaremos de ordenadores de sobremesa, más fáciles de manipular. Y en la segunda de portátiles, los más perjudicados en verano.

Sobremesa

De todos es sabido que la libertad que ofrece un equipo de sobremesa en cuanto a manipulación de cada uno de sus componentes no puede ser igualado por un portátil. Y es esta facilidad de manipulación la que nos permite manejar muchas más situaciones de las que podemos llegar a imaginarnos. Empecemos a ver como explotar estas características.

Consejos

  • Mi primer consejo es siempre el mismo: los ordenadores de sobremesa deben mantenerse limpios en su interior. Para ello abriremos la tapa lateral de nuestra torre y con diferentes elementos iremos extrayendo el polvo, con cuidado de no forzar ninguno de los componentes o ejercer excesiva presión. Para ello podemos utilizar útiles que encontramos por casa tales como un cepillo de dientes, con el que extraeremos el polvo de prácticamente toda la torre. También podremos utilizar un aspirador siempre y cuando podamos colocar en su extremo el adaptador con cepillo. Muy útil para llevarnos prácticamente todo el polvo de nuestro ordenador. Si tenéis alguna herramienta de aire comprimido os aconsejo no utilizarla, ya que para muchos elementos lo único que lograréis es introducir todavía más el polvo. Con una primera limpieza (sin necesidad de extraer componentes) habremos eliminado seguramente más del 80% del polvo de nuestra torre. Como siempre, para los más versados en ordenadores y sus componentes, les animo a que, además, extraigan cada uno de sus componentes y los limpien con mayor precisión. Para los que les venga grande, mejor no toquéis nada que luego no sepáis conectar.
  • Una vez tenemos el ordenador bien limpio, revisaremos cada uno de los ventiladores de nuestra torre. Existen diferentes opiniones sobre como deben conectarse los ventiladores. Para mi la correcta instalación es hacer entrar aire por la parte delantera, inferior y lateral de la torre y la extracción del calor por la parte superior y trasera. Obviamente no todos los ordenadores incluyen tantas ranuras para conectar ventiladores, pero dentro de las que tengáis disponibles deberéis conectarlas siguiente lo anteriormente indicado. De nada sirve que todos los ventiladores estén instalados de manera que introduzcan aire a la torre ya que no habrá ningún dispositivo que se encargue de evacuar el aire caliente que dentro se genera. Así mismo tampoco se tiene que dar el caso contrario, puesto que no dejaremos que entre aire a la misma.
  • Si nos desmarcamos de la temática de Hardware, y como tercer consejo, habría que tener en cuenta la ubicación de la torre. El lateral izquierdo debe quedar con una separación de un palmo mínimo para permitir que corra el aire. Así mismo, la altura de la torre del suelo debe tener mínimo 2 centímetros (en caso de que la torre tenga ventilación inferior, o salida de ella). Esto supone que tendremos una inyección de aire frío por la parte inferior que podremos utilizar para ventilar más su interior.
  • Y por último, la colocación de filtros, los cuales evitarán que entre mucho exceso de polvo a través de nuestros ventiladores y mantendrá el interior más tiempo limpio. A mi personalmente me gustan más los filtros lavables, así no tendremos que cambiarlos cada poco tiempo.

Soluciones

  • La solución más utilizada es la apertura lateral de la torre. Dicha tapa no es necesaria para que el ordenador funcione, tan sólo es un medio de protección de su interior para polvo, golpes… Al abrir la tapa lateral, la temperatura del equipo debería bajar considerablemente, ya que la cantidad de aire que entra y sale por la apertura es máxima y en ningún caso esta queda atrapada en el interior de la misma.
  • Si la tapa lateral no es suficiente, piensa en ubicar la torre en una posición que pueda quedar en medio de una corriente de aire, cerca de una ventana y que, por descontado, no le dé el sol directamente. Si le da, lo único que lograrás es que se caliente más de normal.
  • También se puede optar por enfocar una fuente de aire frío directamente. Y no me refiero a un ventilador de ordenador, si no un ventilador convencional que utilizamos para refrescarnos en verano. Puedes colocarlo en una dirección que tu equipo se beneficie de ese aire frío. Si tienes aire acondicionado no necesitarás hacer nada de esto, ya que tu habitación mantendrá una temperatura bastante agradable.
  • La colocación de trapos húmedos, hielos de viaje u otro tipo de objetos que puedan refrescar el ordenador por un tiempo limitado pueden surtir efecto, pero no son nada recomendables. En primer lugar los trapos húmedos tenemos que colocarlos encima o debajo de nuestras torres, obstaculizando las vías respiratorias. En caso de hielos de viaje tendremos un problema de deshielo, lo que generará que el hielo se vuelva agua y por tanto podemos crear un gran estropicio si ésta llega donde no debe.
  • Cambiar los ventiladores de serie por otros más potentes puede ser una gran solución. Esto incluye el disipador de nuestro procesador, el cual la mayoría de veces no es lo suficientemente potente como para mantener temperaturas adecuadas.

Portátiles

Los grandes afectados en verano normalmente son los portátiles, ordenadores compactos que se valen de disipadores en su interior para extraer todo el aire caliente. No es suficiente. Es decir, están preparados para que soporten altas temperaturas y que podamos trabajar con ellos en esas condiciones, pero no es cómodo ni agradable notar como en verano una alta exposición a estos puede llegar a provocarnos quemaduras en los dedos. Y no es un disparate. La temperatura se eleva tanto que el teclado se calienta y cuando lo utilizamos nos es molesto en los dedos.

Consejos

  • Primer consejo es idéntico a los ordenadores de sobremesa. Debemos mantener una limpieza del portátil. Como éstos son más complicados de manipular, deberemos tener cuidado de que no caiga mucho polvo por el teclado, pelos… Además, abriremos los diferentes módulos de la parte inferior y limpiaremos todo lo que podamos.
  • Para limpiar todo el polvo utilizaremos nuevamente un aspirador con la salida de cepillo, para llevarnos todo el polvo. Así mismo con un cepillo podemos volver a limpiar los rincones más difíciles.
  • Los portátiles se calientan cuanto más trabajo tienen que realizar. Por ello hay que ir con cuidado en dos aspectos: el primero, no utilizar el portátil como centro multimedia donde guardar información. Obviamente si podremos guardar fotos, archivos música, pero intentaremos no guardar nada que no necesitemos. Uno de los factores que provocan un sobrecalentamiento es el trabajo del disco duro. Y el segundo aspecto a tener en cuenta, evitar largos periodos de encendido del mismo. El portátil requiere de ser apagado con más frecuencia que un ordenador de sobremesa para evitar desgaste de sus componentes.

Soluciones

  • Pocas son las soluciones, aunque existen varias que pueden salvaros y ampliaros la vida útil de vuestro portátil. La más destacable son las bases con ventilación que existen para portátiles. Éstas os brindan la opción de elevar la base del portátil unos centímetros además de inyectar aire frío directamente a la base del mismo, por lo que mantendremos unas temperaturas más bajas.
  • Como siempre, también podemos inyectar una base de aire frío mediante un ventilador, o colocar el portátil en medio de una fuente de corriente de aire o cerca de una ventana. Importante que no le dé el sol directamente.
  • La colocación de trapos húmedos y/o hielos de viaje siguen siendo una mala opción. Puede que con estos métodos mantengamos durante un corto periodo de tiempo temperaturas más bajas, pero debemos tener en cuenta que estos elementos han de ser colocados en la base del mismo, y es por ahí una de las vías principales de entrada/salida de aire, por lo que estaremos taponando las vías respiratorias del ordenador.

Así que ya sabéis, cuidad bien de vuestro ordenador y alargad su vida útil manteniendo unas temperaturas agradables para el mismo.

Anuncios

Acerca de Sergio

Técnico en administración de sistemas, apasionado de la informática a nivel de Hardware y Software.

Publicado el 31 de mayo de 2012 en Hardware y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Seguiré tus consejos al pie de la letra!!! Le irán genial a mi pobre portatil, jeje. Gracias!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: