OCZ Vertex 3 SATA3 2.5″ SSD

Una de las partes fundamentales de los ordenadores (y bastante importante además) son los discos duros. Y dependiendo del ordenador que queramos montarnos tenemos una amplia gama de donde escogerlo. Incluso actualmente podemos escoger entre dos tipos: los llamados discos duros convencionales y los discos duros sólidos.

Hoy nos centraremos en un disco duro sólido, concretamente en el OCZ Vertex 3 SATA3 de 2.5″.

Primero de todo me gustaría indicar que el desarrollo de los discos duros sólidos (o SSD) crece actualmente a un ritmo vertiginoso, y por ello es frecuente quedarse atrasado en cuanto a esta tecnología. También es cierto que un quedándonos atrás tecnológicamente, los SSD nunca nos pueden decepcionar, ya que por sus características nos ofrecen algo impensable hace unos años.

En nuestro caso, el Vertex3 tiene las siguientes características:

  • Velocidad de lectura: 550MB/s
  • Velocidad de escritura: 500 MB/s
  • Max IO (por segundo): 60000 IOPS
  • Compatible con SATA3 a 6GB/s y SATA2 a 3GB/s
  • Compatibilidad: Windows XP/Vista/7 y con Linux
  • Consumo: 2W en funcionamiento y 0.5w en standby
  • Dimensiones: Slim 2.5″, 99.8 x 69.63 x 9.3mm
  • Vida útil: 2.000.000 horas
  • Soporte para RAID
  • Peso: 77g
  • Temperatura en uso: 0°C ~ 70°C
  • Temperatura de almacenaje: -45°C ~ +85°C

En cuanto a la capacidad del disco duro, actualmente se comercializan diferentes versiones, de 60GB, de 120GB y 240GB. En nuestro caso este dato sólo altera el precio del producto, pero no sus características, y en cuanto a estas hemos de decir que este SSD ha sido creado para marcar diferencias, ya que cuando salió el Vertex3 ningún otro disco sólido era capaz de plantarle cara. Actualmente si los hay, pero sería injusto para el Vertex3 compararlo con estos otros SSD.

Sin embargo, vamos a detallar cada una de las características. Para empezar, hablaremos sobre la velocidad de nuestro disco que llega a unos nada despreciable 60000 IOPS (del inglés Input/Output Operations Per Second, Instrucciones de Entrada/Salida Por Segundo). Una velocidad muy superior a la de cualquier tipo de disco duro convencional. Con esta velocidad de operaciones por segundo, nuestro disco sólido nos asegura una velocidad máxima de lectura de 550MB/s y 500MB/s de escritura. Hemos de tener en cuenta que los HDD no son capaces de llegar a dichas velocidades de transferencia en la mayoría de casos, aun siendo discos SATA3 ya que normalmente los brazos mecánicos no son capaces de moverse a tantas rpm (es básicamente la gran diferencia entre los dos tipos de discos, ya que los HDD funcionan a un brazo mecánico que lee la información almacenada, y este brazo viene limitado por el propio HDD, pero los SSD al no tener brazo mecánico puede leer y/o escribir a una velocidad muy cercana a la real que ofrecen).

Como cualquier tipo de SSD viene en un formato de 2,5″, lo que le da un tamaño reducido y maniobrable dentro de nuestra torre (normalmente todas las torres disponen de una o más bahías para discos de 2,5″ o adaptadores de 3,5″ a 2,5″).

Además, este disco es compatible tanto con SATA3 como con SATA2 (no es que sea propio de OCZ, si no que me aventuraría a decir que es una cualidad de todos los SSD del mercado), es decir, que como mínimo tendremos una velocidad de máxima de 3GB/s (característica de SATA2). Y como casi todos los discos duros, este podremos usarlo en sistemas operativos de windows a partir de XP y tiene soporte para Linux. Amantes de Apple, este no es vuestro SSD.

Las temperaturas a las que puede llegar a trabajar también son propias de prácticamente todos los discos duros, sin embargo tenemos que destacar que la vida útil de los SSD es superior a los HDD, siendo en este caso de 2 millones de horas de uso de nuestro disco sólido, lo cual si lo pasamos a años tenemos un total de 228 años. Como todo es un dato aproximado ya que como es lógico nadie ha experimentado con el durante esa cantidad de tiempo, pero si pueden ver como es su desgaste con el tiempo. Y por último indicar que estas horas son teóricas, es decir, depende el uso o mal uso que le demos al SSD nos durará más o menos tiempo.

En cuanto a sus dimensiones son las propias de los discos duros de 2,5″, y siendo su peso de 77g.

Actualmente los discos sólidos son bastante caros con respecto a los convencionales. Por ejemplo, el OCZ Vertex3 de 60GB puede costarnos alrededor de los 120€. Si tenemos en cuenta que por ese precio podemos adquirir un disco HDD de 2TB SATA3 nos damos cuenta cuenta del potencial y limitaciones de los SSD. Hoy en día su uso ha derivado exclusivamente para ordenadores de alto rendimiento que buscan una velocidad tanto de transferencia de datos como para juegos y/o programas muy elevada, usando básicamente el SSD para mantener en él el sistema operativo y los programas o juegos. El resto de información se suele almacenar en discos duros HDD convencionales ya que aun estando más limitados en cuanto a velocidad de transferencia de datos, siguen siendo bastante rápidos. Además, estos cumplen con el cometido principal: almacenar nuestra información.

Por ello, es más que común que los más exigentes utilicen varios discos sólidos en RAID0, lo que les asegura tener más capacidad para el almacenaje del sistema operativo, programas y juegos.

Anuncios

Acerca de Sergio

Técnico en administración de sistemas, apasionado de la informática a nivel de Hardware y Software.

Publicado el 27 de octubre de 2011 en Reviews y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: